Angiografía de Occidente

La Gata

Primer puesto Categoría Adulto mayor del primer concurso literario cuento corto 2020Autor: Wil

Por ese constante movimiento de la tierra, donde en cada giro y en su movimiento permite que la vida de los seres se mesclen dentro de este mundo, como si fuera tan pequeña, giros que van haciendo de la interacción un mejor vivir dentro de esta Tierra que nos fue dada como herencia, en ese movimiento diario y en un día normal de trabajo, se cruzan como apenas dos conocidos, aquellos dos seres que en unas cuantas ocasiones se habían saludado, ocasiones donde ese dialogo entre ellos solo obedecía al respeto mutuo que puede tener una relación laboral, solo había existido entre ellos frases cortas acompañadas de las más calurosas sonrisas de aprecio.

Este nuevo encuentro casual, traía una marca especial que la regia el destino, EL salía de su oficina dispuesto a alistar un viaje de trabajo, un viaje como tantos entre sus funciones, al salir, allí en el jardín y al lado de un monumento que rinde el homenaje diario a una heráldica nacional, se ve más imponente, se ve más resaltante la figura de una hermosa mujer, figura que cautiva su mirada y pensamiento, deteniendo su mente para dejar que solo pueda apreciar que allí esta Gata, Solo por un instante pareciera detenerse el tiempo, pareciera estar en otro lugar nunca visto en la dimensión de una realidad hermosa, las pocas flores que alguna vez vio al pasar por ese sector , se veían mas esbeltas, mas primaverales, ya no eran unas escasas flores, porque con la presencia de Gata, eran un jardín rodeando su belleza, era Gata en ese instante una flor más, era en ese jardín el centro de la belleza natural, Gata allí, era como la orquídea central del mismo Edén, su belleza cambiaba adornando el paisaje, con el tiempo detenido, parecía detener también el viento que hacia ondear el monumento a ese pabellón, todo estaba allí detenido, sus pasos eran más cortos , su vista fijada en Gata viéndola rodeada del aura maravillosa del nuevo y resplandeciente paisaje que ella creaba a su alrededor.

Ella alza la mirada y esboza su tradicional sonrisa que irradia en su entorno la magia misma de la bondad de Dios, una sonrisa mesclada entre su timidez y agrado, Gata también veía como si el tiempo jugara con ella, su corazón le indicaba que él se aproximaba, su corazón latía rápido y Él se aproximaba de una forma lenta y segura, sabía que, aunque lo había visto en otras ocasiones, verlo ahora era muy distinto, era más cercano, solo estaban ellos en este momento, Gata con su sonrisa quería también expresar su agrado:

Al detenerse allí el tiempo, Gata, en su mente pudo recordar las imágenes de Él en un auditorio, recordaba como hablaba con tanta seguridad para una comunidad entera que lo escuchaban con infinita atención, recordaba que en ese auditorio Ella sentía que todas sus palabras eran solo para ella, fantaseaba que el la reconocía allí en medio de tanta gente, y que sus ojos solo la miraban a Ella.

Pero ahora, allí tan próximos, eran solo ellos dos, Gata se sintió un tanto incomoda, estaba un tanto mojada, porque en ese instante estaba realizando una tarea que le gustaba infinitamente hacer, acicalar el Can que custodiaba ese complejo de oficinas, realizaba su tarea con agrado y voluntad, porque dedicarle tiempo a ese Canino especial, era realizar una práctica de su anhelada carrera de veterinaria, al paso de El Gata lo seguía con su mirada y noto que ahora indudablemente era ella centro de atención , porque al aproximarse, siente que su saludo es más cordial, parece un saludo más distinto, ve la sonrisa a flor de labios en El.

El con su tono agudo que más parece una voz fuerte de Militar, saluda más afectuosamente como correspondiendo a la felina sonrisa de Gata, agrega a sus palabras un simple acto de cortesía, para extenderle a Gata una invitación vaga, lanzada al aire, invitación con más formalismo que realidad.

Al hablar mira a esa mujer casi Gata, mujer Alerta y encantadora que cautiva en una sola mirada, una mujer gata, que parece sacada de los moldes de una muñeca famosa, y le invita a que lo acompañe en su recorrido de trabajo, es una invitación culmen en la mente de Gata, es una invitación que Gata no quiere rechazar, siente la importancia de acompañarlo, siente que es importante ir, siente que sería una experiencia espectacular al sentirse al lado de Él y conocer todo el mundo en que se mueve, Gata, en su decidida actitud llena de curiosidad, acepta esa la invitación con el mayor formalismo, con una seguridad que ella domina, pero le indica que la decisión final depende de la aprobación de su madre, porque Gata aun es un felino que depende de la decisión matriarcal de su manada.

Gata, sabe que es una decisión atrevida el aceptar la invitación de una persona que difícilmente conoce, es una decisión madura porque el recorrido será lejos de su ciudad y el regreso está programado para un día después, es una decisión que Ella toma, porque elogia y admira en EL, su forma de expresar seguridad a los demás, porque Él le irradia seguridad y porque sabe que su instinto felino no le falla y que también sabrá defenderse si fuera necesario

Gata atraviesa el Jardín y toda la zona verde, en un paso apresurado, pero Ella siente como si volara presurosa, se siente como si corriera en busca de la aprobación maternal, su corazón se agita esperando que su madre diga que sí, porque es la respuesta que ella quiere

Aprobado el viaje por parte de la madre, Gata, esboza una sonrisa que la hace más bella, su corazón está más agitado, parece un felino ávido de experiencias y juegos, parece ir y venir, se siente con la seguridad que solo los felinos poseen para saber que ella puede brindarse su seguridad y su defensa.

 

Acondicionan su poco equipaje en un vehículo tipo motocicleta, se sonríen entre si e inician un viaje entre dos seres aparentemente distintos, distantes en edad, en metas, diferentes en sueños, diferentes en sus fantasías, pero iguales en su forma de afrontar decisiones, iguales en el hablar, iguales al expresar lo que sienten.

Allí en el vehículo, sus cuerpos quedan muy juntos uno al otro, Gata allí atrás, percibe la aroma exquisita que expele la fragancia masculina de Él, Gata se le aproxima una y otra vez para grabar su aroma, en instantes acerca su cuerpo y lo aprieta levemente con el disimulo del mismo vaivén del viaje, mientras El conduce, también percibe el cuerpo fino de mujer que lleva a sus espaldas, siente el roce de su piel y en cierta forma lo disfruta, es un viaje diferente a otros, es un viaje lleno de curiosidad de sentimientos nuevos.

En su viaje, El con su poca o mucha experiencia le indica los lugares y paisajes que van atravesando en su recorrido, viajar en moto y allí tan juntos, solo se impide que las miradas a los ojos sean permanentes, pero EL a cada momento gira su rostro hacia atrás para poder disfrutar una y otra vez la hermosa imagen que irradia la sonrisa de Gata en su bello rostro, pausadamente le muestra a Gata los paisajes que al contemplarlos ahora parecen florecer para ellos, viaje engalanado como en cuento de hadas donde una pareja pasa y todo cambia de color y se torna cada vez más hermoso, paisajes que Él ha visto constantemente, pero sintiendo a Gata tan cerca ahora son en verdad hermosos, son sitios para compartir entre dos, son paisajes para disfrutar en abrazos y risas

Aunque pareciera un viaje cotidiano para EL, y que fueran rutas y paisajes acostumbrados a recorrer por su trabajo, Él nunca se percató de cuanto podían significar esos paisajes para otra persona, Gata a ratos enmudecida se complacía de las bondades de la naturaleza y veía de forma majestuosa la creación divina en esas imágenes que pasaban a su vista, los disfrutaba sin reparar que era en realidad un viaje fatigoso, el clima los favorecía, todo era un plan del destino entre dos seres que solo se miraban con un respeto distante y que ahora iban con una misma ruta y tan juntos como nunca lo habían estado. Gata Mostraba con su sagacidad felina madurez para responder y mostrar seguridad en las expresiones corporales que acentuaban lo que expresaba, Gata al hablar parecía engalanar su felino cuerpo contorneando y expresándose como quien quiere lucir la mayor de las seguridades, se sentía feliz e importante acompañando a quien otras felinas quisieran tener tan cerca, recreaba en su mente como ella era la elegida para ese viaje, recreaba que era curioso que antes lo veía tan distante y ahora lo tenía casi atrapado entre sus garras, lo cual podría generar sorpresa y admiración entre las felinas que lo trataban a Él a diario.

El, ajeno de los pensamientos de Gata, y con la mayor cordialidad y sutileza le trataba como una mujer casi niña, la miraba fijamente y sentía dentro de él que aquella mujer en realidad parecía un indefenso felino, pero igual sabia la realidad, sabía que Gata tenía muchas fortalezas, y que contaba con la sagacidad y la curiosidad que eran innatas en ella, Gata le infundía y le despertaba mucha admiración, admiración que la mezclaba con ternura para darle calidez a sus palabras expresadas solo para ella…

 

Militar retirado en grado sargento primero, líder voluntario de la defensa civil, jefe de operaciones defensa civil valle del cauca desde 2011 a 2015, instructor de conducción y seguridad vial.

Will
Escritor